“Recordadme quién fui” de Lucía Herguedas.

recordadme-quien-fui

Continuación directa de “Sin pruebas no os creeré”. Tras ser secuestrada por Biagio Incerto, Heta es sometida a la tortura para confesar la combinación de la bolsa de la máscara mágica. Biagio Incerto busca pactar con los espíritus para obtener su propio don, pero al precio de que los espíritus sean liberados. Esto traería como consecuencia el fin del mundo. Wapasha, Lobo y Eva se reúnen en Berlín con los demás pieles rojas a pesar de las órdenes de Sakima. Eva intenta con todas sus fuerzas recuperar sus recuerdos, Lobo es la clave. Los pieles rojas quieren rescatar a Heta y a Nidawi y evitar que El Gran Enemigo utilice la magia de la máscara en propio beneficio. Se nos revelará cómo Biagio Incerto llegó a ser lo que es, cómo se creo la máscara mágica y la Tribu del Lago. Una reflexión sobre la venganza, la justicia, el amor, la esperanza, el sacrificio, el heroísmo y la entrega a los seres queridos.

Separador animado plata

FRAGMENTOS

“La muerte definitiva… ¿qué le esperaría en el Más Allá? No hay nada como el terror a la muerte para que uno, hasta el más cruel villano sin corazón, tome conciencia de todos sus crímenes y se dé cuenta de que tal vez, aunque para él no hayan sido más que simples niñerías, para otros (aquellos o aquel que juzgara las almas de los muertos) serían razones para condenarlo a castigos eternos”.

“Cuando Heta abrió los ojos su primera visión fue del techo blanco de la habitación. Notó que había una ventana abierta, pues la brisa marina se colaba en el interior acariciándole la cara, y los rayos tibios y agradables del sol caían sobre sus piernas. Esperó hasta tener consciencia de todo su cuerpo, que le llevó un tiempo porque se sentía adormilada y torpe, como si su mente se hubiese retirado de los músculos, huesos y poros de la piel.
Comprendió que estaba tumbada boca arriba sobre una cama, y se preguntó cómo había acabado allí. De pronto recordó la escena en el desierto y se sobresaltó.
Se incorporó con cuidado para inspeccionar su situación, pero la habitación no ofrecía nada que pareciera peligroso, amenazante o que le diera algún dato interesante acerca de dónde se encontraba.
En la ventana abierta unas rejas metálicas verticales impedían usar esa vía de escape. Las cortinas blancas ondeaban movidas por la brisa. Recorrió la habitación con la vista, era una estancia bastante agradable y acogedora. Parecía recién pintada, las paredes blancas estaban impecables y relucientes y la moqueta azul marino del suelo parecía nueva. La decoración constaba de pequeños cuadros de inspiración marinera, algunos muebles blancos de tiradores de cristal, una mecedora de cojines a rayas blancas y azules y dos camas en paralelo con edredones a juego. Dos puertas pintadas de azul marino eran las únicas salidas de la habitación. Una estaba entreabierta, y Heta vio desde su posición que daba paso a un cuarto de baño de azulejos blancos. La otra estaba cerrada.
—No te molestes en levantarte de la cama —dijo una voz conocida desde el interior del baño—. Estamos encerrados”.

Si estas interesado en adquirir la novela, pincha aquí

promocionatu-libro

 

Anuncios

Puedes dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s